La cadera conecta el tronco con la extremidad inferior. Es la articulación que recibe presiones en dos sentidos: descendente(carga del tronco) y ascendente(fuerzas desde los pies hacia arriba).  Cuando las caderas son una fuente de dolor, la vida diaria se ve afectada. En ausencia de un traumatismo reciente, el dolor de cadera en adultos casi siempre es causada por algún tipo de disfunción biomecánica y, en muchas ocasiones, por alteraciones de la postura.

En este sentido, tenemos dos tipos de dolores localizados en la zona de la cadera:

  • El dolor local provocado por la afectación de algún tejido de la propia articulación. Estos pueden ser cartílago,ligamentos, fibras musculares, tendón, bursa sinovial, nervio, incluso vasos sanguíneos.
  • El dolor reflejo que proviene de la afectación de tejidos y estructuras a distancia. En muchas ocasiones provienen de la columna lumbar. Pero no hay que descartar dolores proyectados desde la zona dorsal o desde algún órgano pélvico(útero, ovarios, riñón, etc).

En función de la localización (ingle, por el muslo, rodilla interna, cara externa, glúteos o espalda baja) y características del dolor( difuso, muy localizado, continuo, influenciado por el movimiento, etc) se puede identificar y diagnosticar su origen. Este es el punto esencial para poder tratarlo con garantías de éxito

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *